Ercoles de Enero de 135 35 LA PRENSA LIBRE PAGIRIA SIETE AMERICA CENTRAL Tirado. a. hl. Pancho Zapata, Fomenaje a la distinguida dama Da. Maria Argüello de Sacasa y su señorita bija, huéspedes de honor de Costa Rica a cam. e do Zelaya, la di nto de diver. tudia. todas estu cartera batalla Fecordo nzó la Médico colegio dianies RANA) co Exema. Sra. DONA MARIA ARGUELLO de SACASA Digna sciora espusa del señor Presidente Constitucional de la República de Nicaragua, don Juan Bautista Sacasa LIC. DOX RICARDO JIMENEZ OREAMUNO Presidente Constitucional de la República de Costa Rica Honorable Srta. MARUJA SACASA ARGUELLO Hija del hogar del señor Presidente de la República de Nicaragua o А 56 Fijaos en los grandes y acariciadores ojos, en la fresca sonrisa de sus labios y en la bondadosa expresión de su faz. Decidme si no sentis algo como cuando véis a Venus antes de los primeros rayos del ASTRO REY. Las damas son las sacerdotisas de la vida; sus miradas nos matan o nos reaniman, nos humillan o nos dan nuevas esperanzas. Ellas nos brindan placer, nos proporcionan amor con frenesí, luz, o bien nos sumen en el dolor o la amargura, Con la hechicera sonrisa de sus purpurinos labios y los fulgurantes destellos de sus pupilas nos subyugan. Al contemplar a esta dama se recibe una dulce sensación, como cuando se mira la pálida Luna, compañera de los enamorados. No es Minerva, Juno, ni Venus, que disputaban la manzana de oro arrojada por la Discordia, que fué la ruina y destrucción de Troya. Su misión es mucho más alta: la de una EMBAJADORA de BUENA VOLUNTAD, QUE TRAE LA PAZ POR ESTANDARTE. En sus ojos se aprecia la expresión de la dulzura, su suave mirada produce una impresión agradable, su boca denota sinceridad e inocencia y su actitud es de una pureza inmaculada Dice un filósofo, alemán: la belleza po está en lo que se contempla, como en el que contempla. Yo agrego: no hay belleza más perfecta en una señora; que la de ser la esposa virtuosa, la madre amorosa, la mujer que no se marea pensando en su grandeza porque ocupa el primer puesto entre todas las damas de su país; sino recatada, digna y modesta, siendo la esposa del Sr. Presidente Dr. don Juan Bautista Sacasa. Ved a su lado al Lied. don Ricardo Jiménez Oreamuno, que rebosa de satisfacción, su porte se asemeja al de un espartano, tres veces Presidente de la República, a quien nueve décimas partes de los ciudadanos aclaman para que ocupe el SOLIO PRESIDENCIAL otros cuatro años, y ya que el momento es oportuno, pláceme hacer mención a sus excepcionales dotes de mando, como hay pocos en las repúblicas latinoamericanas. En mi concepto es el mejor ciudadano para guiar la nave del estado en esta tempestad política, económica y social, por su sabiduría, honradez y rectitud, heredadas de sus antepasados, entre los que se destacan el adelantado don Juan Vásquez de Coronado, Gobernador español en la época colonial, fundador de la MUY NOBLE y LEAL CIUDAD DE CARTAGO, caballero de la más rancia nobleza IBERICÀ, padre de don Gonzalo Vásquez de Coronado, también Gobernador de Costa Rica. Es hijo el Lic. Jiménez Oreamuno del Dr. don Jesús Jiménez Zamora, dos veces Presidente de la República, ciudadano admirado por su clara inteligencia, de honradez açrisolada, que impulsó el progreso del país por todos los medios: OBRAS PUBLICAS, EDUCACION; hizo cuanto pudo por el mejoramiento MORAL, INTELECTUAL. MATERIAL de la república. Como hombre de conciencia, salió de la Presidencia con sus manos limpias, dejando a sus bijos la más preciada herencia que un padre puede legar con el sano ejemplo de su conducta sin tacha, esto es, su buen nombre de hombre honrado. Don Ricardo demuestra en su scmblante lo telíz y honrado que se siente con el arribo a estas playas de la exquisita dama nicaragüense, hoy huésped de HONOR de Costa Rica. Todos los costarricenses y habitantes de este terruño se sienten orgullosos con la visita de la buena vecina. En este momento de reinas de belleza, ella es una reina en el corazón de cada hijo de la Patria. Soy feliz postrado a sus pies. 2220 stivas, en su. nantes re! de ugura. to un DO de, el ma. o falto desde Pese do re nuchos y muy norte Eta pa. jas de JAIME BENNETT Fa cl4 San José, Costa Rica, 26 de Diciembre de 1934. co ser. pecial mucho a bre. dispo. a del. para Pauli. 0000000000 DON JAIME BENNETT Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud Costa Rica.