p. 2

Communism
D 65. 000 ON OTILIO ULATE NOI AMENAZA CON LA GUERRA YO CAMPOS Le PONCENTRACION. CUÁLES SON LOS MÓVILES de META ZAS! ESAS En vísperas de las elecciones, en un ezabrupto inpropio de un hombre que se dispone a asuir el Poder de la república, don Otilio Ulate amenazó a los candidatos del Partido constitucional que result rallalectos diputados, de ser internados EN CAMPOS DE CO CTTRACION en caso de aur estallara una guerra entre los 3stados Unidos y Ilusia. El. preterito para lanzar sexe jante areaza fue la circunstancia de que los candidatos del Constitucional recibirían nuestros votos y que habían prometido al pueblo, entre otras cosas, luchar por la piena restauración democrática, y, cono parte de este programa, luchar por la legalidad del Partido VA GUARDIA POPULAR. Pero los verdaderos móviles de la cotitud del señor Ulate, son otros que no dijo. Don Otilio pretende, desde antes de cuir el Poder, intimidar al único grupo de diputados opositores que tendrá cn la Clunara, para que renuncien a cunplir su programa de restauración y de reparación democráticas; para que, inpresionados por la amenaza, pierdan sus bríos oposicicnistas; para que se dispongan desde ahora a ser sundisos, a aceptar como buenos todos los crímenes coietidos por el régimen de los 18 meses, con la complicidad del Sr. Ulate y sus artigos. Otro de los móviles inconſcsables del Sr. Ulate es quedar bien con los inperialistas atizadores de una tercera guerra mundial, con los anos de wall Street que pugan, por el dominio irmdial bajo el signg del dólans Si los dirigentes de VAIGU. DIA POPULAR fuéserios uno mos responder a don Otilio recordándole que los que serbra tración todas los países de duropa, anicuilaron por rrillo otros elerientos deriocráticos que luchaban contra la ocupaci crimenes contra la humanidad en les horecs de iureiberg. Pero nuestro Partido no cree, propio de una agrupación denocrática y responsable, como 12. nuestra, anenazar a sus compatriotas con 13. horca. No tenemos a los hipotéticos campos de concentración ni a ouras formas de represión. No la provocanos; pero nuestro Partido se fortalece con la represión, luaciéndole frente. Pero creerros que los costarricenses no tenemos en estos 11011entos de nuestra historia, notivos que nos separen tanto como para que nos lancemos anenazas del tipo de la formulada por don Otilio Ulate, Como patriotas costarricense, hubiérarios querido cue el discurso del Sr. Ulate la víspera de la elecciones hubiera sido digno del hombre que está a punto de tomar el Poder: ponderado, conciliador, inspirado en una auténtica politica de UNIDAD NACIONAL, Por res amenazas que haga, don Otilio no podrá gobernar bien, no podrá hacer frente a los trerendos probleias que le es eran, si continúa por la senda de sus antecesores, la senda de la persecución, del odio; esa que transitó la víspera de las elecciones cuando amenazó a los señores candidatos del Partido Constitucional con CAI POS DE CONCENTRACION. Hay algo més grave en las insensatas palabras de don Otilio: la iplicita declaración de que el procino presidente de Costa ica es partidario de la guerra, Nos habló de una tercera guerra ila corto o largo plazo. Nos ha hablado en el misrio tono de los que se creían dueños del monopolio atómico. Ha amenazado con encerrar en campos de concentrcción a cuiones se nieguen a servir de carne de cañón, El pueblo de Costa Rica no cuiere que sus gobernantes le hablen de guerre. Quiere que le hablen de paz, bienestar, progreso, No, señor Ulate: aquí no debe haber campos de concentración ni horcas ni para unos ni para otros. no debe haberlos, porque no debe haber una tercera guerra mundial. Porque no la haya, ficles a la tradición costarricense, luchamos los comunistas, Pero no se olvide que, si la guerra llegare a estallar, la victoria será de los que estamos en contra de la guerra, en el lado del antinperialisto, de la democracia ponular y del socialismo, a 15 6 to En Stral 244, 777945 19:04 CHISS:7050 SBAHOYYYNOLIWN 3HI IV 03ngoudy